Liderazgo Ético y las organizaciones actuales

Imagen

Líder, Liderazgo, Ética, son palabras que se escuchan y leen casi a diario en libros, en publicaciones escritas, en internet o en nuestros centros de estudio o de labores; todos podemos decir que en algún momento, hemos pensado en estas expresiones que solas o asociadas están presentes incluso en nuestra forma de hablar.

Entendamos estos términos,  la ética es el código moral de una persona u organización, que establece los estándares de conducta considerados correctos o adecuados por la sociedad. El propósito de la ética es establecer principios de comportamiento capaces de ayudar a las personas a escoger entre cursos alternativos de acción. El comportamiento ético es aceptado como bueno y adecuado, en oposición al malo y equivocado.[1]

John Akers, antiguo presidente de IBM, afirmaba que sin administradores éticos la compañía no conseguiría ser competitiva en el ámbito nacional o internacional. Según él “ética y competitividad son inseparables. Competimos como una sociedad, y ninguna sociedad podrá competir a largo plazo ni tener éxito con personas que busquen engañarse entre sí, y que intenten engañar a las demás, donde todo se debe confirmar porque nadie cree en nadie, donde cada pequeña discusión termina en litigios interminables y con gobiernos que redactan leyes para maniatar los negocios.

Ahora si consideramos que quienes dirigen las empresas o instituciones son líderes, qué es un líder?, considero muy apropiado definirlo como una persona cuyos pensamientos, palabras y acciones están en armonía; además de ser una persona de valor y confianza al decir lo que piensa y hace lo que dice. El líder tiene vocación de servicio, tiene la voluntad y el convencimiento para serlo, siente gusto y pasión por lo que hace. Por tanto, los elementos fundamentales que debería desarrollar un líder están enmarcados en la iniciativa, la visión y la influencia. Con su capacidad, conocimiento y forma de actuar adecua su propio estilo de liderazgo, basado en la oportunidad de generar cambios, de preparando a sus seguidores para el cambio y no para la resistencia; los motiva e influye en ellos; logra cosas a través de otros y tiene una capacidad adicional e importante, forma líderes.

Imagen

La pregunta es, porque si las empresas u organizaciones que tienen lideres con estas cualidades, que logran desenvolverse en un entorno tan cambiante como el actual y que incluso han podido anticiparse a todo ello, terminaron perdiendo reputación empresarial e incluso algunas han desaparecido? Se conocen diferentes casos de empresas nacionales como internacionales, que no han procedido adecuadamente ni con los estándares éticos necesarios en su afán de ganar posiciones en el mercado o de enriquecerse, sin importar el perjuicio que ocasionan a sus trabajadores ni en el de la empresa misma. Perderlo todo por falta de ética.

Qué hacer ante esta realidad? No es suficiente que el líder conozca el negocio y ejerza bien su función, sino que es necesario que sea ético. El problema es que generalmente no resulta tan sencillo obtener el mayor beneficio posible para el accionista y actuar de forma ética al mismo tiempo; sin embargo, para que se dé un buen liderazgo, éste deberá ser moralmente bueno –ético- y técnicamente bueno –eficaz.[2]

Las empresas públicas o privadas precisan instaurar el liderazgo ético, fundamentado en virtudes, en la propia condición humana, en el respeto a la persona, centro de toda empresa, en valores antropológicos, propios del hombre. El liderazgo ético es el profundo respeto a la persona, a su desempeño y a su entorno laboral; por ello, debe formar parte de la cultura organizacional. No es una tarea fácil y mucho menos rápida de lograr, las experiencias en empresas privadas como Chile o Argentina por hablar de países vecinos han demostrado que se puede lograr.

El liderazgo ético (de los líderes) refleja la ética empresarial de las organizaciones cuyas manifestaciones más visibles son las prácticas de responsabilidad social hacia fuera de la organización y un clima ético dentro de ésta. El comportamiento ético en una economía globalizada, con progresiva unificación de la competencia, combatir y eliminar la corrupción son medidas serias e importantes que deben emprender los gobernantes, los legisladores, el sector judicial y los administradores de las organizaciones en todos sus niveles.

En consecuencia, el liderazgo ético no es algo opcional o postergable en el mundo de hoy; sino que emerge como una necesidad. Se está volviendo más difícil ser un líder eficaz dentro de una empresa u organización pública o privada sin serlo éticamente.

[1] Dr. Francisco Espinoza Morales:”ÉTICA Y COMPORTAMIENTO ÉTICO” 2011

[2] Marco, G. : “ÉTICA Y LIDERAZGO EMPRESARIAL-UNA COMPLEMENTARIEDAD NECESARIA”- 2001

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios